Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

jueves, 13 de octubre de 2011

El voto no positivo determinó el aumento de alimentos.


Con la idea de desentrañar el mundo económico, comenzamos un ciclo de entrevistas con personalidades destacadas para que nos cuenten qué opinan. Aciertos, críticas, errores y expectativas. En esta primera cita, Andrés Asiain, economista e investigador del Centro de Estudios Económicos y Monitoreo de las Políticas Públicas de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, nos habla sobre el modelo, los subsidios, la inflación, las políticas y medias del Gobierno y nos explicó cómo estamos parados frente a la crisis en este nuevo panorama económico-mundial.
-¿Cómo podrías explicar el actual modelo económico? ¿En qué se diferencia de los anteriores?
Tiene que ver con un cambio estructural que se produjo y que permitió realizar toda una batería de políticas antes pensadas como imposibles, porque también cambiaron las condiciones políticas que dieron un margen mayor para tomar medidas que antes no estaban permitidas por la relación de dependencia de la Argentina respecto a ciertos sectores e intereses que imponían medidas a su favor y en contra de la mayoría de los argentinos.
Y esto tiene que ver con una larga historia que se funda en la última dictadura militar con el endeudamiento externo del país. Eso hizo que nos tengan agarrados como lo tienen hoy a Grecia, por poner un ejemplo. Teníamos la obligación de pagar en dólares una cantidad de plata que no generábamos.
Para evitar un descalabro económico los gobiernos se arrodillaban ante los distintos organismos internacionales pidiendo dólares para pagar la deuda. El alfonsinismo no pudo salir de ese encajonamiento en que lo había dejado la dictadura. El menemismo les dio todo a los acreedores externos, les subastó las empresas del Estado e inicio una burbuja especulativa. Vinieron y se compraron todo, metieron moneda extranjera en el país y, con eso, parecía que estaba todo bien pero en realidad lo único que se hizo fue patear el problema para adelante.
Por Andrés Asiain Economista. Profesor de Crecimiento Económico de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Docente e investigador del Centro de Estudios Económicos y Monitoreo de las Políticas Públicas de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. Miembro del departamento de Economía Política y Sistema Mundial del Centro Cultural de la Cooperación. Organizador de la Cátedra Nacional de Economía Arturo Jauretche. Columnista del diario Buenos Aires Económico, y colaborador de numerosos medios gráficos, radiofónicos y televisivos.
Publicar un comentario