Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

martes, 4 de febrero de 2014

En el Suple-Eco (Tiempo Argentino): Acompañar con medidas que moderen el impacto distributivo.

Por Nicólas H. Zeolla.

La gestión del nuevo presidente del Banco Central tiene poco más de dos meses pero, debido a la actualidad económica, las decisiones que surjan de esa entidad serán de gran relevancia en las próximas semanas.
La llegada del Sr. Fábrega al frente de la entidad fue saludada por los colegas de otras entidades bancarias y contó con el respaldo unánime de los senadores a su pliego de designación (sólo hubo una abstención), pues se destaca su sobrada experiencia en el manejo de los temas del sector por una larga trayectoria dentro del Banco Nación, entidad que presidió.
Yendo a la economía argentina actual, existen temas de ineludible atención. Tras una década de crecimiento con distribución explicado por el ensanchamiento del mercado interno, los problemas estructurales de la industrialización se hacen visibles en la restricción externa. La escasez de divisas con las que financiar las importaciones (muchas de ellas para ensambladoras transnacionales poco intensivas en mano de obra) implican presiones en el mercado cambiario que se reflejan en dos variables: el stock de reservas y la cotización del dólar. Durante el modelo de industrialización de los años '50, '60 y '70, este dilema era resuelto por el "ajuste clásico" que consistía en una devaluación que contrajese el poder adquisitivo del salario y generase los dólares excedentes con los que financiar la nueva expansión.
Sin embargo, la macroeconomía de hoy día cuenta con superávit comercial, cuentas fiscales ordenadas y un nivel de reservas considerable para escaparle a esta situación. Lo que sucedió con la cotización del dólar a finales de la semana pasada fue producto de una maniobra especulativa del bloque hegemónico conformado por el complejo financiero-exportador que lo que busca es discutirle al gobierno el modelo económico presionando una devaluación que erosione el poder adquisitivo del salario. 


Publicar un comentario