Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 16 de junio de 2014

Mito económico (Página12-Cash): La economía ortodoxa y el futuro.

“Previsión perfecta”
 
Por Andrés Asiain y Lorena Putero

Una de las tantas alucinaciones teóricas que flashearon los economistas ortodoxos en sus ámbitos académicos fue la de suponer que los seres humanos tienen “previsión perfecta”. Se trata de un atributo sobrenatural que la teoría económica neoclásica brinda a las personas, dotándolas del maravilloso poder de predecir sin margen de error cómo será el futuro. Sin preocuparse por la merma en la clientela de los adivinos, ni el rojo en los balances de las agencias de quiniela, el “saber” convencional de la ciencia predica que el homo economicus toma sus decisiones con la certidumbre que le brinda saber hoy cómo será el mañana.
La introducción del supuesto de previsión perfecta es realizada con el afán de presentar una economía que se encuentra siempre en equilibrio, descartándose la posibilidad de movimientos desestabilizadores en los precios. Por ejemplo, ante el desconocimiento de cuál será el precio futuro de un bien, una suba de éste podría inducir una mayor demanda, si se piensa que el precio continuará subiendo en el futuro, generando movidas alcistas sin mayor fundamento que un rumor.
La previsión perfecta, al asumir que “el futuro llegó hace rato”, elimina ese tipo de comportamientos, ya que, sin incertidumbre, la posibilidad de comportamientos especulativos se elimina por definición.
Si bien nadie puede creer que los seres humanos conocen el futuro a la perfección, la teoría ortodoxa toma el supuesto de previsión perfecta como una buena aproximación al funcionamiento de mercados donde hay poca incertidumbre y los individuos conocen los resultados a fuerza de costumbre. En palabras de Joseph Schumpeter en su Teoría del desenvolvimiento económico, si bien se trata de “una ficción en todos los casos (...) demuestra hallarse bastante próxima a la realidad, si las cosas disponen de tiempo para imponer su lógica a los hombres, a martillazos. Allí donde haya sucedido esto, y en los límites en que haya sucedido, puede uno contentarse con la ficción construyendo teorías sobre ella”.

Publicar un comentario