Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 21 de octubre de 2013

En Tiempo Argentino: La propuesta de la oposición: ajuste, devaluación y menor poder adquisitivo.

Las plataformas del PRO y del Frente Renovador en materia económica prometen frenar la inflación pero al mismo tiempo reclaman terminar con los subsidios a los servicios, las retenciones al campo y "sincerar el tipo de cambio".
Procusto, el villano griego, engañaba a sus visitas invitándolas a dormir en un lecho; una vez dormido, el cuerpo del huésped era adaptado violentamente al tamaño de la cama. Si era más largo, Procusto les cortaba las extremidades. De ser más corto, Procusto los descoyuntaba hasta lograr que manos y pies coincidieran con el tamaño de la litera. Teseo, el héroe griego, mató a Procusto haciéndole lo mismo que él hacía a sus desprevenidos invitados. Este mito griego reserva alguna que otra moraleja para aquellos que buscan que la realidad se adapte siempre a sus parámetros, aun cuando no es posible.
Las propuestas económicas de Massa son inexistentes. A modo de ejemplo, se plantea la problemática de la inflación y se propone como solución crear una 'Área de Reducción de la Inflación' que proponga cómo bajar la inflación. Se propone incrementar la producción y la inversión y para ello se establece crear un 'Consejo de Inversión y Desarrollo Nacional' que haga propuestas. Es decir, las propuestas es armar áreas, consejos y comisiones que hagan propuestas, lo que recuerda a aquella frase atribuida al general Perón de que, si querés que algo no avance, crea una comisión que se encargue del asunto", señala Andrés Asiain, economista de la cátedra Arturo Jauretche.
Para Alejandro Fiorito, economista de la Universidad de Luján, se ha "lobotomizado" a la población con la idea de que es posible crecer sin inflación. Si lo que se quiere es que suban el empleo y el PBI –según él–, no hay magias que puedan llevar el IPC a menos de un dígito. Sí se puede controlar la indexación, y no se debe olvidar que el control de la inflación viene desde la política.
Asiain, por último, indica que "un candidato que le promete al trabajador el aumento de salarios y al empresario la disminución de los costos laborales, al exportador la baja de las retenciones y al consumidor la disminución del precio de los alimentos, está proponiendo prácticamente lo imposible. Por eso, cuando tiene que establecer propuestas concretas sobre cómo lograrlo, escapa por la tangente y propone crear una comisión proponedora.", sentenció.
Publicar un comentario