Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 28 de octubre de 2013

Mito económico (Página/12-Cash): Tipo de cambio y recesión.

Devaluación expansiva.

Por Andrés Asiain y Lorena Putero

El lobby por una devaluación brusca del dólar no cesa en el esfuerzo por presentarse ante la sociedad como una política beneficiosa para todos en lugar de lo que es, un negocio de unos pocos (exportadores y fugadores, básicamente) a costa de los muchos (trabajadores y jubilados que verán disminuido su salario; empresarios, cuentapropistas y profesionales cuyos ingresos dependen del mercado interno). Comenzaron planteando que un mayor valor del dólar generaría un salto exportador que permitiría levantar las restricciones a las importaciones y a la compra de dólares. Sin embargo, los principales sectores exportadores (complejo soja-maíz, mineros, vendedores de tubos y autos) gozan actualmente de una interesante rentabilidad, por lo que su producción exportadora se encuentra limitada por otros motivos (disponibilidad de tierras, yacimientos o acceso a los mercados) que no dependen de la cotización del dólar.
Se planteó que si bien el salto exportador no sería tan relevante, sí lo sería el estímulo a la producción nacional sustituyendo importaciones que se encarecerían gracias a la devaluación. Sin embargo, la producción local ya se encuentra protegida mediante la política de administración de importaciones, por lo que el impacto más probable de la devaluación para los empresarios que venden al mercado interno es el de una pérdida de rentabilidad. El mayor valor del dólar encarecería los insumos y maquinarias importadas que utilizan, a la vez que disminuiría el nivel del consumo interno por la caída del poder de compra de los salarios y jubilaciones inducidos por la aceleración inflacionaria que acompaña a la devaluación. No hace falta ser un empresario muy despierto para saber que mayores costos junto a menores ventas, no es muy buen negocio.

Publicar un comentario