Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

sábado, 5 de abril de 2014

En la Revista Debate: La cuestión fiscal, en debate.

Por Ernesto Mattos.

La cuestión fiscal en Argentina es de suma importancia y debate. Algunos sectores políticos y económicos que, bajo la excusa del “excesivo déficit fiscal”, intentan implementar sus famosas propuestas, recuerdan al déficit cero de Domingo Cavallo. Por otro lado, también existe la problemática de la dependencia de las provincias con el gobierno nacional en materia de coparticipación y otras transferencias. Situación que generalmente es solucionada como toma y emisión de deuda, o acudiendo a organismos internacionales. O bien se podría modificar o actualizar la estructura provincial impositiva para una mayor recaudación de las arcas provinciales.
Los números de la economía argentina muestran un cierre de 2013 con una recaudación acumulada de $ 858.832 millones, lo que significó un incremento en comparación con 2012 de un 26,3%. Este número fue superior al Presupuesto para 2013, pero se ubica por debajo de la meta corregida de $ 874.501 millones para el Presupuesto 2014.
La situación de las provincias muestra interrogantes de cara a 2014. Uno tiene que ver con la posibilidad de introducir modificaciones en sus estructuras tributarias donde el principal impuesto es Ingresos Brutos, mientras que el Impuesto Inmobiliario Rural todavía sigue sin grandes modificaciones, principalmente en la zona de producción de comercio exterior. Se pone énfasis en el inmobiliario rural ya que es un impuesto que grava a los propietarios de la tierra. Además, existe el inmobiliario edificado y baldío que grava a otros sujetos, como puede ser personas que viven en casas o departamentos. Las desigualdades fiscales en las provincias acentúan la dependencia con el gobierno nacional. Esta dependencia se evidencia en las transferencias automáticas, que son la distribución provincial de las transferencias por coparticipación. Durante el año 2013, por coparticipación federal las provincias recibieron un total de $ 215.867 millones; si comparamos con el año 2012, obtenemos un incremento del 30%. Si sumamos los ingresos del Fondo Federal Solidario -o fondo sojero- y los comparamos con los de 2012, nos arroja un incremento del 30%. El Fondo Federal Solidario cerró el año con un total de $ 9.644 millones, un 32% más que el año 2012. Este fondo sojero proviene de los derechos de exportación, de ahí la importancia de la liquidación de divisas, que está gravada por los derechos de exportación. Si cae la liquidación de divisas, caen los derechos de exportación y por ende el fondo sojero (implementado desde abril de 2009) e indirectamente hay menor inversión pública en los municipios y provincias (reparación y mantenimiento de calzada, hospitales, escuelas, etcétera). Si bien la coparticipación muestra signos positivos, es necesario complementar la obra pública provincial y municipal, y ese es el rol que cumple el fondo sojero. Lo que permite dejar grados de libertad en las provincias y municipios para poder hacer frente a las cuestiones diarias de obra pública. A su vez, permite evitar que las provincias incrementen sus deudas externas e internas.

Publicar un comentario