Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

sábado, 5 de abril de 2014

En Tiempo Argentino: Pedirle a la población que evite el derroche.

Por Rodrigo López.

Los anuncios relámpago sobre la próxima operación en "la víscera más sensible" no les sienta bien a los ministros. La reducción parcial de los subsidios a los servicios de agua y gas se inscribe en la nueva etapa de la política económica.
La oposición venía machacando con la idea de que los subsidios a los servicios públicos eran una aberración, ignorando su eficacia para distribuir el ingreso y apuntalar la competitividad. Desde finales de 2011 estos profetas del odio tenían en sus manos la posibilidad de renunciar a los subsidios y no lo hicieron. 
Hoy el gobierno toma la iniciativa, no sin dar otra oportunidad al consumidor para que vuelva a quedar en sus manos la decisión: si ajusta su consumo hasta un 20% zafa de la quita, si lo hace entre el 5% y el 20% sólo le quitan el 50 por ciento. No hace falta pedirle sacrificio a la población, sino simplemente evitar el derroche. El tema es que la lógica de premios y castigos se ha mostrado poco eficaz en programas anteriores. La elasticidad precio de la demanda de los servicios públicos es baja (menor a la unidad), es decir, la reacción del consumo ante variaciones en las tarifas suele ser desdeñable. Pero en cambio, hay mucho para hacer si se trabaja en la concientización. Los apagones de diciembre mandaron a la sombra la quita en el sector eléctrico, que acapara el grueso de los subsidios. Si ahora los consumidores remplazan el gas con la electricidad el susto será grande.

Publicar un comentario