Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

sábado, 5 de abril de 2014

En Tiempo Argentino: El contexto cambió y hay que adaptar las políticas.

Por Nicólas Zeolla.

Ayer por la tarde, el gobierno nacional decidió modificar el esquema tarifario mediante una penalización a aquellos usuarios que no logren disminuir el consumo de los servicios públicos de gas y agua.
La modificación tarifaria se hará en tres etapas (abril, junio y agosto, los meses más fríos y de mayor consumo de gas) y se espera liberar entre $ 5000 y $ 10 mil millones que serán destinados a otras partidas. El primer dato que se desprende del anuncio es que la modificación deja fuera las tarifas de energía eléctrica. Según datos del Presupuesto nacional para 2013, sólo CAMESA (mayorista sistema eléctrico) y ENARSA (importación de combustibles) recibieron el 48,5% del total de los subsidios. En este sentido, el reordenamiento presupuestario de la medida sólo afecta al 8% del total desembolsado por ese concepto. En términos históricos, esta medida forma parte de la nueva etapa de la política de subsidios que está encarando el gobierno nacional. La política de subsidios podría dividirse en tres etapas. La primera etapa abarca de 2003 a 2006, donde se congelaron tarifas y se implementaron subsidios horizontales al consumo (más consumo, más subsidio percibo) para sostener los niveles de demanda, expandir el mercado interno y salir rápidamente de la crisis de 2001. La segunda etapa es la de 2007, cuando se intentó realizar una revisión del esquema anterior pero no se pudo por la crisis internacional y el alza en el precio del petróleo, se avanzo con políticas de concientización de la demanda (PUREE). Desde 2008 hasta la actualidad, la política de subsidios intentó avanzar sobre la equidad distributiva, se aumentaron tarifas a los grandes consumidores residenciales y comerciales e industriales, se quitaron subsidios a sectores privilegiados (bancos, mineras, etc.) y se implementó la renuncia voluntaria, dando señales de la intención de pasar de esquema de subsidios horizontales a subsidios focalizados.
  1. Nota completa: El contexto cambió y hay que adaptar las políticas.
Publicar un comentario