Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 20 de mayo de 2013

En el Diario BAE: Los aumentos salariales inyectarán $15.000 millones al consumo.

Es el efecto que tendrán los incrementos pactados con los principales gremios.

En los primeros meses del 2013 el consumo se desaceleró pero el Gobierno confía en que el aumento de paritarias pueda hacer repuntar una de las variables fundamentales para el crecimiento de la economía nacional. Los analistas coinciden en que las negociaciones salariales lograrán hacer crecer la demanda agregada y el consumo en más de dos puntos anuales del Producto Bruto Interno(PBI). Las estimaciones indican que para la segunda mitad del año, el aumento de los ingresos por las paritarias volcados al consumo rondará los 15.000 millones de pesos.
La actividad económica creció en abril un 3,2% comparado con igual mes de 2012, al tiempo que el PBI acumuló en el primer cuatrimestre del año una suba de 1,2% interanual, según estimaciones del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres. Ahora, con el aumento del 24% acordardo por media docena de gremios, se espera que el consumo también repunte, luego de un mes de desaceleración.
“El pico del año se va a concentrar en estos meses porque es donde se liquida la soja”, dijo a BAE Negocios el economista de Econométrica, Ramiro Castiñeira, que consideró que “el aumento del orden del 24% es para sostener el salario real.
“El consumo podría crecer entre 1 o 2% del PBI, o sea posicionarse entre un 69% o 70% del PBI para el 2013 con este acuerdo para 2.000.000 de trabajadores, proyectó el economista del CEMOP, Ernesto Mattos. “Si no crece, por lo menos va a mantener los niveles de consumo”, complementó, al tiempo que consideró que “el acuerdo de precios y de combustible van a permitir estabilizar los precios”.
Por su parte, el economista de la consultora EGES, Martín Kalos, advirtió que “un aumento salarial en línea con la inflación de 2012, pero demorado y escalonado, implica que en la práctica el poder adquisitivo del salario se deteriora”. Según el analista, los acuerdos a 18 meses implican también una transferencia de riesgo: “Si se acelera la inflación, perjudica más a los trabajadores, cuya nueva instancia de negociación está más lejana en el tiempo”, detalló. “Las empresas transfieren el riesgo macroeconómico a los trabajadores, como es el caso del 29% de aumento a 18 meses firmado por 4 de los 5 gremios de docentes universitarios”, agregó Kalos, que, como sus colegas, coincidió en que “en un escenario de baja creación de empleo, el consumo no puede mantener el rol de dinamizador del crecimiento que venía teniendo en estos años”.

Publicar un comentario