Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

viernes, 24 de mayo de 2013

En la Universidad Nacional de Entre Ríos: La dékada ganada.

José Betancourt (Nuevo Encuentro) y Andrés Asiaín.
La charla se realizó en el rectorado de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) y estuvo acompañada por vecinos, en general, y por militantes políticos de distintas agrupaciones, en particular, quienes llenaron el salón de actos.

“La década ganada” fue el título de la charla que desarrolló Asiaín en Concepción del Uruguay, en el marco del décimo aniversario del inicio de los gobiernos Kirchneristas que se cumplirá este 25 de mayo. “No podemos volver a la Argentina de antes”, sostuvo el economista en referencia a cuando había altos índices de desempleo, poca inversión en educación y un mal nivel de vida de la población. En este sentido, el economista de la Cátedra Arturo Jauretche señaló tres puntos claves que caracterizaron a “la década ganada”.
“Independencia económica (desendeudamiento), defensa de la producción nacional y el empleo y la mejora de las condiciones de vida de las personas”, puntualizó. Invitado por Nuevo Encuentro, en el marco de Unidos y Organizados, Andrés Asiaín, un joven economista de unos 40 años, aproximadamente, llegó hasta La Histórica para hablar de los números en la economía kirchnerista, más precisamente de los 10 años que pasaron desde el 25 de mayo del 2003 cuando asumió Néstor Kirchner.
 “Antes, cuando teníamos una deuda que no podíamos pagar, la economía la manejaban de afuera, no teníamos poder de decisión”, explicó. Al respecto, destacó que cuando Kirchner comenzó a pagar la deuda, y a no pedir más crédito externo, “pudo tener un manejo autónomo”.
“Las condiciones de independencia económica permitieron generar un proyecto político propio”, agregó. “A partir de allí se tomaron medidas contrarias a las que te imponían los que antes tenían la sartén por el mango.”
En cuanto al segundo punto, “la defensa de la producción nacional y el empleo”, Asiaín aseguró que el modelo k parte de una base de que “hay que defender la producción nacional porque eso es empleo”.
“Después se pueden discutir si las gestiones son acertadas, erradas, si un subsidio estuvo bien o mal dado, esas son cuestiones de gestión. Pero siempre se parte desde esta premisa ,de defender la producción nacional”, aseveró.
Sobre el tercer ítem, “mejora de las condiciones de vida”, afirmó que con los dos primeros puntos se pudieron generar las condiciones económicas que permitieron aumentos de sueldos, de jubilaciones y la elaboración de políticas sociales distributivas como, por ejemplo, la Asignación Universal por Hijo.
“El hecho de que una persona desempleada, o con un empleo informal, tenga la AUH permite que cuente con una base mínima para negociar cualquier salario por sobre ese piso”, reflexionó Asiaín.
En este marco, además rechazó algunas posturas opositoras, y de parte de la población, sobre que los beneficios sociales eran mantenidos con lo que se le cobraba a los que más ganaban por lo que se los perjudicaba. “Diría que es al revés, porque ese dinero que reciben los primeros beneficiados son la clase media baja que son los dueños de los almacenes de los barrios. Los beneficiarios cobran la AUH y van y la gastan en comida de los barrios, entonces todo se vuelve un círculo virtuoso de consumo”, mencionó.
“Se podría decir, además, que sin esa clase de aportes tal vez la clase media no tendría trabajo, porque si no tienen a quien venderle tendrían que cerrar sus negocios y eso generaría desempleo también”, añadió en el mismo sentido argumentativo. 


Publicar un comentario