Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

martes, 2 de julio de 2013

En Infobae Opinión: Curvas Peligrosas.

Por Rodrigo López.

Los economistas con saber universitario siguen mirando la economía argentina con las anteojeras teóricas de realidades ajenas. El liberal piensa que todo es cuestión de confianza, que el gobierno intervino en la economía con el “cepo”, los controles de precio, los controles de importaciones, los subsidios y el Indec, distorsionando así todas las señales del mercado. El keynesiano piensa que todo es cuestión de estimular la demanda agregada, incluso puede coincidir con el liberal criticando los controles del gobierno y recomendar el financiamiento externo. El marxista piensa que la tasa de ganancia de los capitalistas es la variable clave que determina la marcha de la economía, y en una de esas propone recomponérselas esperando el efecto derrame.
A estas tres visiones universitarias se le opone una tradición de análisis económico que se pierde en el origen mismo de nuestra historia, la cual fue reelaborada una y otra vez por políticos, empresarios, y finalmente por economistas. Para esta visión, el límite al crecimiento viene dado por crisis estructurales en la balanza de pagos. A lo largo de la historia los condicionamientos estructurales tomaron distintas formas, según la inserción internacional del momento, pero siempre debiendo afrontar la necesidad de divisas.
La versión más popularizada es la de los modelo de stop & go, que describían los ciclos de la economía de los años sesenta. Si hay algo que hemos aprendido de dichos modelos es que el crecimiento demandaba mayores importaciones llegando a un punto en que las divisas de las exportaciones no eran suficientes para saldar el apetito importador. El crecimiento era restringido hasta revertir el balance de pagos. Es decir, las series de PBI y de cuenta corriente se cruzaban constantemente. El inicio de una etapa expansiva tenía como correlato, o mejor dicho, como (pre)condición un superávit previo en el balance de pagos.

Nota de opinión completa: Curvas Peligrosas.
Publicar un comentario