Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 22 de julio de 2013

Mito económico (Página/12-Cash): Especialización y ventajas comparativas.

Mantequilla o cañones.
Por Andrés Asiain y Lorena Putero.

Varias generaciones de economistas de todo el mundo se formaron con el manual del Premio Nobel de Economía, Paul Samuelson, un norteamericano que predicaba que era lo mismo producir “mantequilla o cañones”. La frase fue retomada en nuestro país por un funcionario de Martínez de Hoz, que justificó la destrucción de parte de la industria nacional mediante la apertura comercial y el dólar barato, indicando que daba “lo mismo producir acero que caramelos”. Ambos ejemplos se fundamentan en la teoría de las ventajas comparativas que a comienzos del siglo XIX formulara David Ricardo. El economista clásico elaboró su doctrina en el marco de los debates del Parlamento británico sobre la libre importación de granos, sosteniendo que a Inglaterra le convenía especializarse en la producción manufacturera e importar del exterior granos a precios baratos. Para justificarlo elaboró una teoría según la cual lo importante era comparar los costos de cada país de producir distintos bienes, que cada uno se especialice en el sector en donde su costo relativo era menor y obtenga mediante el libre comercio internacional los demás bienes.
De acuerdo con Ricardo, la especialización según las ventajas comparativas no sólo era favorable para el país con ventajas industriales sino que también lo era en aquellos con ventajas en el sector primario. Así lo entendieron los liberales argentinos que desde nuestra temprana independencia proyectaron un país agropecuario, complementario de la economía británica. Paradójicamente, el principal libro de Ricardo –Los principios de economía política y tributación– se publicó en 1817, el mismo año en que San Martín realizaba el cruce de los Andes. Mientras que la espada del Padre de la Patria nos liberaba del dominio español, las teorías del economista británico nos encadenaban al Imperio Británico.

Mito completo: Mantequilla o cañones.
Publicar un comentario