Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 16 de septiembre de 2013

Mito económico (Página/12-Cash): Falló o medida de los fondos buitres.

Deudor recalcitrante.
Por Andrés Asiain y Lorena Putero.

Hace unas semanas se conoció la confirmación por parte de la Cámara de Apelaciones de la Justicia de Nueva York del fallo Griesa, que establece la obligación de pagar el ciento por ciento más intereses punitorios a los fondos buitre que compraron los títulos de deuda argentina en cesación de pagos al 20 por ciento de su valor nominal. El texto de confirmación del fallo desestima de mala manera la posición de la defensa, hasta el punto de calificar que “la Argentina es un caso único como deudor recalcitrante”. En sintonía con el pronunciamiento de la Justicia de Nueva York se expresó el economista del PRO Carlos Melconian, quien se negó a hablar de buitres señalando que podía haber prestamistas de buena fe, mientras que llamó “garcas” a los argentinos, comparándolos con un amigo que recibía esa adjetivación al no devolver la plata que le prestaron.
Respecto del fallo Griesa, es bastante evidente que se trata de una sentencia a la medida de los buitres, lo que indica que no sólo la Justicia argentina es presa de los intereses de las corporaciones económicas. Hasta la premura del fallo y su confirmación dan para sospechar si se considera que la cláusula Rights Upon Future Offers (RUFO), que da a los bonistas que aceptaron el canje el derecho de beneficiarse con cualquier otra oferta mejor, vence en diciembre de 2014. Esa cláusula asegura que Argentina no cumplirá hasta esa fecha con el fallo Griesa en caso de ser confirmado, ya que podría activar demandas similares aún por parte del 93 por ciento de los bonistas que ya ingresaron al canje tirando abajo toda la quita pactada en los canjes 2005 y 2010. Así, el no cumplimiento del fallo permite a los buitres cobrar hoy los seguros contra default (que se sospecha adquirieron antes del fallo), mientras esperan a que en 2015, sin la cláusula RUFO y con un gobierno con voluntad de reinsertarnos en los mercados, les pague el ciento por ciento avalado por Griesa.
 
Publicar un comentario