Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 13 de enero de 2014

Mito económico (Página/12-Cash): Competitividad, actividad y empleo.

Tipo de cambio de equilibrio.
Por Andrés Asiain y Lorena Putero

Desde algunos sectores de la ortodoxia se atribuyen los problemas externos de la economía nacional a un desalineamiento del tipo de cambio respecto de su valor de equilibrio. Traduciendo al criollo, el dólar estaría muy barato o muy caro. Ahora, ante la pregunta de muy barato o muy caro con respecto a qué valor, las respuestas varían.
Los sectores más rancios del monetarismo local suelen comparar la cantidad de circulante con las reservas, hacer una simple división y hallar el valor del dólar de equilibrio. El problema de ese razonamiento es qué categoría de circulante tomar. Ya la crisis de la convertibilidad demostró que una relación entre moneda emitida y dólares no es suficiente para evitar una corrida y devaluación. Es que los bancos crean dinero al abrir una cuenta corriente o dar crédito para tarjetas, y el volumen de depósitos que resulta de esa ampliación de los gastos excede al de reservas. Ante esa situación, algunos monetaristas pretenden respaldar en moneda dura también el dinero que generan los bancos, llegando a resultados disparatados como la necesidad de tener 144 mil millones de dólares inmovilizados como reservas o bien un valor del dólar oficial cercano a los 30 pesos.
Quienes ponen el acento en la cuenta comercial, consideran que el valor del dólar de equilibrio es aquel que garantiza un nivel de competitividad que permita a las exportaciones superar a las importaciones, dejando un saldo de dólares suficiente para pagar intereses de deuda, remisión de utilidades y compras de dólares por particulares. El inconveniente de este planteo es que la competitividad de los sectores productivos es muy heterogénea. Así, la producción sojera o minera ya son rentables con un dólar bajo, mientras que la del rubro editorial, textil o el turismo precisan un dólar más elevado.
 
Publicar un comentario