Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

martes, 20 de agosto de 2013

En Tiempo Argentino: El desarrollo, etapa superior del crecimiento económico.

Por Andrés Asiain.
 
Desde hace algunos meses, varios indicadores muestran un repunte de la actividad económica dejando atrás el flojo desempeño de 2012. Un récord de producción de automóviles. Tres meses de incremento en la construcción con su consiguiente impacto en la producción de cemento y otros materiales de obra.
La producción de neumáticos, plásticos, productos farmacéuticos, fertilizantes, aceites, edición e impresión, textiles basados en materiales nacionales y parte de la metal mecánica también comenzaron a despegar. De esta manera, la recuperación de la actividad económica -más allá de algunas excepciones como la producción de acero y la de refinación (todavía afectada por la inundación de la refinería de La Plata-Ensenada)-, se generaliza tal como lo confirman también, los record de recaudación y la recuperación del empleo.
La enunciada mejora en los indicadores de actividad económica muestra que la apuesta oficial a mantener el consumo mediante los aumentos por encima de la inflación de jubilaciones, asignaciones, y salarios acordados en paritarias, junto a la expansión de la obra pública, rinden sus frutos.
El consiguiente repunte de la actividad pudo concretarse por la relajación de las restricciones a las importaciones de insumos y maquinarias, en el marco del ingreso de dólares por la mayor cosecha de soja de este año y el ahorro de divisas que significó el no pago de los bonos atados al PBI por el bajo crecimiento de 2012.
Sin embargo, esa misma aceleración de las importaciones asociada al repunte económico junto a las salidas de divisas por turismo (bajo un régimen de promoción de dólar-tarjeta poco comprensible), ponen luces de alerta sobre la sustentabilidad del despegue económico en el tiempo. Mucho más ante la posible baja del precio de la soja y la reactivación del pago del cupón del PBI, de confirmarse un crecimiento superior al 3,22% en el presente año. Esa probable estrechez en el saldo comercial externo hacia fin de año previendo un futuro de mayores vencimientos, puede reimpulsar la restricción a las importaciones dificultando el desenvolvimiento de la actividad económica.
Estaríamos ante un ciclo económico de muy corto plazo, casi estacional, donde la economía se expande en los meses posteriores a la liquidación de dólares por la cosecha, para estancarse cuando el saldo externo se vuelve a reducir. Esta dinámica de la economía nacional es resultado no del fracaso sino del éxito económico de los últimos años, que llevó los niveles de producción, inversión y consumo en términos reales a prácticamente el doble de los alcanzados en el mejor año de la convertibilidad. Es justamente ese elevado nivel de expansión de la economía nacional el que choca con ciertas restricciones que imponen el paso a una etapa superior del crecimiento, la del desarrollo.

Publicar un comentario