Nuestro objetivo:

La cátedra nacional de economía política Arturo Jauretche busca recuperar la experiencia de las Cátedras Nacionales de los años setenta para pensar en clave nacional los grandes problemas económicos del país.

Visitas en total

Buscar dentro de la página:

Translate

lunes, 5 de agosto de 2013

Mito económico (Página/12-Cash): El déficit externo de EE.UU.

Desbalances globales
Por Andrés Asiain y Lorena Putero

La crisis internacional de los últimos años sorprendió a la mayoría de los economistas ortodoxos. Tras la conmoción inicial, comenzaron los intentos por racionalizarla, buscando si había algún mercado desequilibrado en su fantasioso mundo de equilibrios generales. Así se toparon con el balance comercial de los Estados Unidos que, si bien se encontraba en déficit desde el comienzo de los ochenta, fue señalado como el responsable. Pero como la ciencia económica reconoce jerarquías, le echó la culpa del rojo comercial norteamericano a la roja nación china. De acuerdo con la teoría del desbalance global, los chinos producen muy barato y ahorran mucho, financiando a bajas tasas el exceso de consumo de los norteamericanos. Esas deudas de los hogares estadounidenses se acumularon hasta un punto de que se tornaron insustentables, desatando la actual crisis internacional. Para reestablecer un equilibrio global sustentable, los chinos deberían revaluar su moneda, el yuan.
La principal falencia del mito de los desbalances es que el déficit externo de los Estados Unidos no es un problema. El sistema financiero internacional se basa en una moneda nacional –la de Estados Unidos–, por lo que su déficit externo es una de las maneras en que se inyecta liquidez en el sistema monetario mundial. Si para resolver los desbalances se impone una disminución de las compras externas de los Estados Unidos, el resultado va a ser una caída de la demanda global y una escasez de dólares que profundizaría la crisis en lugar de solucionarla. Por eso, mientras se mantenga el dólar como moneda internacional, es preferible sostener el exceso de gasto de los norteamericanos con el ahorro del resto del mundo, a un ajuste que reduzca las importaciones de la potencia acentuando la restricción financiera externa de las demás naciones.
Publicar un comentario